Hombres armados presionan en los centros de votación en el recuento en un condado clave

Donald Trump alzó la voz en plena noche electoral, aún con todo por decidir, denunciando un «intento de robo», un «fraude» en las elecciones supuestamente perpetrado por su rival, el demócrata Joe Biden, llegándose a auto proclamar ganador. En las horas posteriores, tuit a tuit, no ha dejado de alimentar esta teoría, que cala en parte de su electorado. No pocos, hostiles, han vuelto a los centros de votación, algunos armados, preguntando qué ha ocurrido con sus papeletas.

La tarde y noche de este miércoles y madrugada de este jueves, en torno a 150 republicanos se agolparon a las puertas de estos centros en Phoenix, en el condado de Maricopa, en Arizona, uno de los estados que deciden estas elecciones a la Casa Blanca de 2020, pero no sólo allí. Las imágenes inundan las redes sociales. Por el momento, los manifestantes no han pasado de las proclamas o los gritos, sin altercados. Eso sí, presionan a quienes ultiman un escrutinio clave para el futuro del país.

«¡Contad todos los votos!», gritan partidarios de Trump que lucen su conocida gorra roja de ‘Make America great again’ y banderas o que portan rifles A-35 y otras armas de fuego, cuenta la prensa local. Cargan contra Biden e incluso contra las cadenas de televisión, incluida la Fox, que en sus sondeos han dado como ganador al aspirante demócrata. Biden también quiere que se cuenten todos los votos, según expresó en su última comparecencia, tras escuchar a Trump pedir que se anularan los anticipados.

«La única forma en que Biden puede ganar Arizona es mediante el fraude», dice uno de los manifestantes, de 67 años, a The New York Times. «No aceptaré una victoria de Biden. No quiero vivir bajo el régimen comunista». Las autoridades temen que las protestas, en este momento minoritas, vayan a más una vez se confirme la victoria de Biden, ya que no parece que Trump vaya a poner fácil su salida de la Casa Blanca. Tanto es así que un ‘ejército’ de 8.500 abogados pelea estado a estado para que gane las elecciones en los tribunales.

«Estamos preparándonos para una gran victoria», proclamó Trump la noche electoral a falta de millones de votos y numerosos estados por resolverse y en un momento en el que hasta sus medios afines auguraban el fin de sus días en Washington. Al día siguiente, este miércoles, la estrategia no se detuvo. Su objetivo es que el proceso acabe en el Tribunal Supremo, donde cree tener opciones después de uno de sus movimientos clave antes de que se abrieran las urnas.

Republicanos ‘contra’ Trump 

Pero el Partido Republicano no son sólo quienes hablan de «fraude». Destacados líderes, entre ellos los poderosos senadores Mitch McConnell y Marco Rubio, se han mantenido al margen de las acusaciones de irregularidades del presidente. McConnell, quien es el líder de la mayoría republicana en el Senado y uno de los aliados de Trump, ha llamado a que los candidatos se adapten «a las reglas de cada estado».

«Tomarse días para contar los votos emitidos legalmente NO es fraude», escribió por su parte Rubio en su cuenta en Twitter. Horas antes, Rubio había asegurado en otro mensaje: «El resultado de la carrera presidencial se conocerá después de que se hayan contado todos los votos legalmente emitidos».

En la misma línea se pronunció el exgobernador republicano Chris Christie, quien aseguró a la cadena ABC News que hay que dejar que el proceso se desarrolle antes de juzgarlo como defectuoso: «Es una mala decisión estratégica, es una mala decisión política y no es el tipo de decisión que se esperaría que tomara alguien que ocupa el cargo que ocupa».

Quieres inteactuar con nosotros y recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/melaoypapelon y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en el mundo.

con referencia el español

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here