El romance de dos águilas arpía que podría salvar la especie


El Bioparque La Reserva, ubicado en Cota (Cundinamarca), lidera un proyecto científico que pretende llevar a cabo la primera reproducción de estas aves en cautiverio en el país. Según el Instituto Humboldt, es una de las especies más afectadas por la deforestación, razón por la cual se encuentra casi amenazada.

Ella, un águila arpía de 15 años y 1,1 metros de altura, nació en las selvas amazónicas del departamento del Caquetá y tiene una mirada tan penetrante que asustaría al más valiente. Él, un poco más manso y pequeño, ya superó las cuatro décadas de vida y al parecer fue procreado en los bosques tropicales del Pacífico.

A pesar de su amplia diferencia de edad y de la lejanía de sus sitios de nacimiento, estas dos aves, de plumaje negro, blanco y gris y con las segundas garras más grandes entre los predadores terrestres, parecían estar destinadas a unirse desde pequeñas, ya que ambas fueron víctimas de la deforestación y del tráfico ilegal de fauna silvestre y siempre han vivido en cautiverio.

La hembra, siendo apenas un polluelo sin plumas en las espesas selvas caqueteñas, cayó del árbol donde sus padres tenían su nido de amor cuando fue talado. Fue encontrada tirada en el suelo por unos campesinos en 2003, quienes luego se la entregaron a la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) cuando aceptaron un canje por un cerdo y 80 mil pesos.

Inmediatamente fue reubicada en la base de Tres Esquinas de la FAC en Caquetá, lugar en donde rápidamente se adaptó a la presencia del humano. Un año después, la arpía cambió de hogar al Centro de Aves Rapaces del municipio de Villeta (Cundinamarca), sitio que la acogió hasta 2009 cuando fue reubicada en el Bioparque La Reserva de Cota, donde hoy vive.

El macho, que a pesar de los años aún conserva intactas la elegancia y el vigor de las rapaces, solo ha conocido un hogar. Fue sacado por los traficantes de las selvas del Pacífico hace 40 años, cuando lo capturaron siendo un pichón recién nacido; para esto probablemente mataron a sus padres o derribaron el árbol que contenía su nido.

Pasó a engrosar el mercado negro del tráfico de fauna. Le fue vendido, junto con otro polluelo bebé, a una familia que tenía una finca en la zona rural de Cali (Valle del Cauca). Allí les construyeron un aviario amplio donde los cuidaron y alimentaron, pero su compañero murió al poco tiempo. Al sobreviviente le dieron el cariño y el cuidado necesarios para que viviera más de cuatro décadas en un ambiente poco parecido a las selvas húmedas tropicales.

Hace un mes, el 16 de junio, el destino se confabuló para juntar la vida de estas golpeadas águilas arpías. Se unieron en el Bioparque La Reserva en Cota, lugar que desde 2008 realiza educación ambiental de una manera distinta y novedosa con las especies que ya no pueden recuperar su libertad.

En este espacio, en donde los visitantes pueden interactuar con los animales y conocer su comportamiento, se pretende concretar una historia de amor sin precedentes en el país, un romance en cautiverio que les permitiría preservar la especie.

En el caso de que la unión dé sus frutos, es decir procreen algún pichón, este sería el primero de águila arpía en nacer en cautiverio en todo el territorio nacional, una hazaña que solo se ha logrado a buen término en Estados Unidos, Panamá y Brasil.

Iván Lozano, Director del Bioparque, fue la “celestina” para este romance de arpías. “Desde 2009, cuando la hembra ingresó a La Reserva, me propuse conseguir algún macho para realizar la reproducción. Después de varios intentos fallidos, a mediados de 2017 la FAC encontró al águila en la zona rural de Cali y empezamos un proceso con la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) para traerla. Ahora el reto es que ambos animales se entiendan, se conozcan y que el macho logre estimular a la hembra para que genere los óvulos y finalmente los fecunde”.

Su nido de amor es un aviario artificial de 160 metros de área y siete metros de alto que simula la selva húmeda tropical colombiana, su hábitat natural; un lugar con diferentes árboles y arbustos de diversas especies, un tapete de hojarasca parecido al de los bosques, pequeños humedales como las zonas inundables selváticas y temperaturas que oscilan entre los 16 y 32 grados centígrados.

 

Si quieres recibir esta y otras noticias en tu celular descarga la aplicación Telegram, ingresa a este link https://t.me/melaoypapelon y dale clic a +Unirme. Desde ese momento estarás informado de todo lo que pasa en el mundo.

referencia: semana
Previous Perú pide salida pacífica a crisis de Venezuela en la reunión Grupo de Lima
Next Madonna y Maluma confirman colaboración para el disco de la cantante

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *