El papa proclama a cinco nuevos cardenales, la mayoría de comunidades olvidadas

AFP / Alberto Pizzoli

El papa Francisco proclamó este miércoles en el Vaticano a cinco nuevos cardenales, de los cuales sólo dos son europeos, con lo que confirma su deseo de renovar la jerarquía de la Iglesia y dar más cabida a los representantes de comunidades católicas perdidas y olvidadas.

Dirigiéndose a los cientos de cardenales y obispos congregados en la basílica de San Pedro, el papa los instó a «ver la realidad», la de los pobres e inocentes que «mueren por guerras y terrorismo» y la de los campos de refugiados, «que se parecen más al infierno que al purgatorio», dijo.

Francisco entregó luego el birrete y el anillo cardenalicio a Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador; a Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, así como a Jean Zerbo, arzobispo de Bamako (Mali); a Anders Arborelius, obispo de Estocolmo (Suecia), y a Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, vicario apostólico de Pakse (Laos).

«Jesús los ha llamado no para que se conviertan en ‘príncipes de la Iglesia’ sino para servir», les recordó.

Los cinco nuevos cardenales, con sus trajes litúrgicos rojos, provienen de cinco países diferentes, son todos menores de 80 años y por lo tanto podrán formar parte de un eventual cónclave para la elección del nuevo papa.

AFP / Alberto PizzoliEl obispo de Estocolmo, Anders Arborelius, tras ser proclamado cardenal por el papa Francisco, en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, el 28 de junio de 2017

Francisco, de 80 años, que por cuarta vez desde su elección en 2013 proclama a nuevos purpurados, ha nombrado personalmente a 49 de los 121 cardenales electores, según las estadísticas más recientes publicadas por el Vaticano.

Un porcentaje significativo que cambia el equilibrio geográfico del colegio cardenalicio, ya que los europeos perdieron la mayoría.

De los 121 electores, 53 son de Europa y 68 del resto del mundo, con lo que refuerza su línea poco eurocentrista.

Francisco en efecto ha incrementado la presencia en el colegio cardenalicio de religiosos provenientes de América Latina, África y Asia, en representación de la mayoría de los fieles católicos en el mundo.

Con la entrega de las cinco nuevas birretas de color púrpura, emblema de lealtad al papa, Francisco sigue modelando el colegio cardenalicio a su imagen, sumamente atento a las llamadas «periferias geográficas y sociales».

– Cardenales comprometidos –

El pontífice, que defiende una Iglesia pobre para los pobres, que se involucra con la gente, designó a personalidades comprometidas con el diálogo, con la asistencia a los pobres, como es el caso del salvadoreño Rosa Chávez y del español arzobispo de Barcelona, el español Omella.

El primer cardenal de la historia de El Salvador es un simple religioso, que sorteó amenazas de muerte, representa a la iglesia perseguida de su país por defender a los pobres y pedir justicia social.

Para Rosa Chávez, el beato Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980, es «mi modelo, es el amigo e intercesor que va a guiar mis pasos en adelante», confesó.

El nuevo cardenal español, a cargo de una ciudad grande y compleja como Barcelona, también es un defensor del diálogo.

«No existen otros títulos que marquen el camino de un servicio más comprometido para el anuncio del Evangelio y el rescate de todos, sobre todo de los más necesitados», dijo Omella a nombre de todos los designados.

El pontífice argentino, al que le gusta declinar la palabra «periferias», premió al único obispo católico de Suecia, quien se convierte en el primer cardenal sueco de la historia, un país en su mayoría protestante.

AFP / Alberto PizzoliEl papa Francisco en la ceremonia de proclamación de cinco nuevos cardenales, el 28 de junio de 2017 en la Basílica de San Pedro del Vaticano

«Es típico del papa escoger personas de Laos, Mali, Suecia, lugares en los que los católicos son una minoría. Quiere mostrar que aún si somos un pequeño grupo somos muy importantes para Dios», comentó el neo-purpurado.

Francisco otorgó el título cardenalicio a un religioso que a pesar de estar involucrado en un escándalo, representa el deseo de batallar por la paz en un país musulmán.

Es el caso del arzobispo de Bamako, en Mali, Jean Zerbo, acusado de manejar las cuentas secretas de la iglesia de su país, unos doce millones de dólares, desde un banco en Suiza.

El primer cardenal de Mali es a la vez admirado por su batalla a favor de los acuerdos de paz alcanzados en su país en 2015.

Los cerca de 50.000 católicos de la comunista nación de Laos contarán ahora con un cardenal, un espaldarazo a una iglesia perseguida y oprimida al designar a Ling Mangkhanekhoun .

En ocho años de papado, Benedicto XVI creó 78 cardenales y Juan Pablo II designó 94 en casi 27 años de pontificado, quienes respetaron el propio criterio tal como Francisco.

Cortesía AFP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here